¿Qué es Mindfulness y Mucho Más?

Tanto el bienestar como el malestar o dukha dependen de la mente. Por ello, si deseas experimentar uno y terminar con el otro es bueno conocer su naturaleza y funciones. Es importante aprender a distinguir los estados inquietos y alterados de la mente de los estados pacíficos y tranquilos. Quien altera y transforma la mente son las emociones aflictivas, (skt: klesha).

En nuestros cursos y retiros de Mindfulness y Mucho Más enseñamos que la esencia de estudiar, contemplar y meditar en el sendero es reducir y gradualmente eliminar dichos estados mentales negativos. El sendero espiritual requiere de una intrepidez de tu parte: el deseo de enfrentarte a lo que hay y no pretender que lo que hay no está ahí o que es de otra manera: Te ves grande cuando eres muy pequeño; te ves sólido cuando eres transitorio, te ves con una naturaleza solida y controladora cuando no existe dicha naturaleza.

El propósito de la meditación es comprender la esencia de las cosas. Esto es lo que aprenderás por tu propia experiencia en nuestros cursos y retiros de Mindfulness y Mucho Más.

La concentración sin sabiduría es un ejercicio estéril en el sentido de que no transforma la mente para ver cómo son las cosas en realidad, por lo que, aunque más relajados, seguimos perpetuando la ignorancia, de la que surgen el apego y la aversión y todos sus derivados que nos hacen infelices en nuestras vidas.

Cuando surgen sensaciones dolorosas, desagradables, o de bienestar olvidamos que también son fenómenos transitorios. ¿Por qué las sensaciones son dolor? Porque perpetúan el estado erróneo de las cosas, de nuestro modo de vida. Nos hacen reaccionar con apego, ira e ignorancia.  

Ajan Chah, un gran Maestro tailandés decía:

      Hay dos tipos de malestar o dolor:

      el que lleva a más dolor y el que te libera de él.

      Si no estás dispuesto a pasar por el segundo,

      nunca te liberarás del primero.